1. Problemas en la relación con la pareja

Una erección comienza en el cerebro. Si este órgano de un hombre por alguna razón deja de percibir a una mujer en particular como un objeto excitante, el mecanismo de erección no se activará.

  1. Estrés

La tensión nerviosa a veces impide que el cerebro transmita correctamente las señales a los genitales. Esto significa que el pene no podrá llenarse de sangre ni subir.

  1. Ansiedad, dudas sobre uno mismo

Los sentimientos fuertes (“¿No nos verán?”, “¿Qué pasa si no puedo hacerlo?”, “¿Existe realmente una chica así, y conmigo?”) Afectan la transmisión de los impulsos nerviosos de manera tan negativa como el estrés. .

  1. Depresión

La ansiedad, la baja autoestima y la culpa que acompañan a la depresión son en sí mismas perjudiciales para la erección. Además, los hombres en este estado pierden interés con más frecuencia que las mujeres en sus actividades que alguna vez fueron sus favoritas: el sexo también.

Aún más desafortunado, los antidepresivos también pueden suprimir el deseo sexual, ralentizando el proceso de excitación y orgasmo.

  1. Malos hábitos

En particular, fumar. Lo que está escrito en los paquetes de cigarrillos es cierto. De hecho, fumar aumenta el riesgo de disfunción eréctil.

Los médicos también miran con recelo el abuso del alcohol. Sin embargo, los datos aquí no son tan ambiguos. En algunos casos, el alcohol dificulta la erección. Pero no necesariamente.

El hecho es que el alcohol tiene un efecto contradictorio. Por un lado, las bebidas fuertes deprimen el sistema nervioso, es decir, dificultan la transmisión de señales desde el cerebro a los genitales. Por otro lado, liberan, quitan algunos frenos fisiológicos y con ello aumentan el deseo sexual.

La forma en que el abuso del alcohol afectará su función sexual particular depende de muchos factores. Por ejemplo, cuántos años tiene, si fuma, si tiene sobrepeso. Pero, dado que el alcohol por sí solo no mejorará su salud, es mejor no exagerar con él.

¿Cuáles son las causas físicas de la disfunción eréctil?

Estamos hablando de enfermedades o trastornos que se asocian con anomalías en el cerebro, alteraciones hormonales, el sistema circulatorio o la transmisión de impulsos nerviosos. A continuación, se muestran algunos ejemplos habituales.

  1. Exceso de peso

Los hombres obesos tienen niveles bajos de testosterona. Y afecta tanto a la libido como a la erección. Además, la obesidad puede provocar hipertensión y endurecimiento de las arterias, lo que reduce el flujo sanguíneo al pene.

Y un cuerpo borroso y con sobrepeso es una causa común de baja autoestima. Ya sabes lo que amenaza.

  1. Hipertensión

Aproximadamente el 30% de los hombres con presión arterial alta se quejan de disfunción eréctil.

Y aquí hay un círculo vicioso: los problemas de potencia pueden ser causados ​​tanto por la hipertensión como por los medicamentos que la tratan.

  1. Colesterol alto

El colesterol “malo” se deposita en las paredes de los canales sanguíneos y crea placas de grasa en ellos. Constreñen la luz de los vasos sanguíneos, perjudican la circulación sanguínea y, en particular, interfieren con el suministro de sangre al pene. Es difícil conseguir una erección fuerte y estable en tales condiciones.

  1. Enfermedades del sistema cardiovascular

Cualquier falla en el trabajo del corazón y los vasos sanguíneos interrumpe el mecanismo de erección.

  1. Diabetes mellitus

Los picos de azúcar en sangre dañan los nervios y los vasos sanguíneos. Con consecuencias predecibles para una erección.

El hecho de que con diabetes mellitus los niveles de testosterona a menudo disminuyen.

  1. Trastornos del sueño

El sueño es un proceso biológico esencial necesario para la salud física y mental. Cuando no dormimos lo suficiente, los procesos fisiológicos se interrumpen en el cuerpo. Por ejemplo, la producción de testosterona empeora y los reflejos musculares disminuyen, incluso en el músculo bulbocavernoso, que es responsable de levantar el pene durante la erección. El resultado es predecible.

El insomnio, la apnea obstructiva del sueño, el síndrome de piernas inquietas y otros trastornos del sueño están estrechamente asociados con el desarrollo de la disfunción eréctil.

  1. Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que se dañan las fibras nerviosas esparcidas por el cerebro y la médula espinal (de ahí el nombre “difuso”). Las señales del cerebro a los órganos, tejidos y la espalda comienzan a transmitirse con dificultad, lo que afecta la salud, el rendimiento y la potencia.

  1. Lesión de la médula espinal

La disfunción eréctil puede ser el resultado de una caída o un fuerte golpe en la espalda o la pelvis.

Cómo tratar la disfunción eréctil

Depende de la causa del problema. Por tanto, el primer paso es acudir a un terapeuta. El médico realizará un examen, comprobará sus reflejos nerviosos y musculares, le preguntará en detalle sobre su estilo de vida y estado psicológico, le ofrecerá análisis de sangre y orina y, posiblemente, le hará una ecografía del pene (esto es necesario para detectar problemas con la sangre).

Puede resultar que su situación se deba exclusivamente a una forma de vida incorrecta. En este caso, el terapeuta le aconsejará ejercicios físicos y le dirá qué y cómo corregir en la dieta.

Si la causa de la disfunción eréctil es más profunda, obtendrá Derivación a un especialista especializado. Puede ser un urólogo, endocrinólogo, cardiólogo, psicoterapeuta. Los médicos pueden ayudarlo a lidiar con los problemas psicológicos y físicos que conducen a la disfunción eréctil.

Pero para restaurar una erección, a menudo no es necesario esperar al final de la terapia. Hay varias formas de solucionar rápidamente el problema:

  • Algunos medicamentos se toman en forma de píldoras o inyecciones. Los fármacos mejoran la circulación sanguínea y la conducción de señales nerviosas.
  • Terapia de reemplazamiento de hormonas. Este método está indicado si no hay erección debido a una producción insuficiente de alguna hormona importante.
  • Usando bombas de vacío para el pene.
  • Estos dispositivos son un tubo hueco con una bomba manual o que funciona con batería.
  • El pene se inserta en el tubo, luego se bombea aire con la ayuda de una bomba.
  • Esto crea un vacío que literalmente atrae sangre al pene. Luego, se coloca un anillo de tensión en la base del pene para mantener la sangre y mantener el pene firme.
  • El receptor se apaga y está listo para la acción.
  • Recuerde quitarse el anillo después del coito.
  • Falloprótesis. También son implantes de pene o implantes de pene.
  • El cirujano coserá estos dispositivos a los lados del pene. Puedes inflarlos en el momento adecuado y así asegurarte una erección.

Su médico le dirá cuál de estas opciones será más eficaz en su caso.

Leave a comment